Dónde ir

Baie-Saint-Paul, un pueblo que respira arte

111views

En la boscosa región de Charlevoix, a medio camino entre Quebec y Tadoussac, se encuentra Baie-Saint-Paul. Si amas el arte y la natraleza, tienes que visitar este lugar, conocido como “Ciudad del arte y del patrimonio”.

Baie-Saint-Paul fue fundada hace más de 350 años, tiene una población de 7.300 habitantes y es una ciudad con un patrimonio excepcional, paisajes notables y una vitalidad cultural poco común para una comunidad de su tamaño.  Despierta el entusiasmo de los grandes pintores canadienses y el lugar obligado para artistas que buscan un espacio para la creación. Las artes y la cultura son aquí florecientes y la ciudad recibió en el 2007, el título de Capital Cultural del Canadá.

Más de treinta galerías de arte, restaurantes, boutiques, sus productos artesanales, los paisajes únicos y la vida cultural en ebullición, hacen de esta ciudad un destino turístico importante que atrae a más de 400.000 visitantes por año. Para comer bien y con buen ambiente, te aconsejamos que vayas a cualquiera de estos sitios: Café des Artistes, Le Diapason, Restaurant Les Labours o Le Mouton Noir.

La calle principal es encantadora. Llena de tiendecitas que te invitan a entrar. Encontrarás un sinfín de salas de exposiciones de artesanos locales, chocolaterías, panaderías y cervecerías. No dudes en curiosear, te esperan descubrimientos inolvidables. Además, los habitantes de Baie-Saint-Paul son personas cordiales y muy hospitalarias.

En 1980, un grupo de artistas callejeros llamado “Les Échassiers de Baie-Saint-Paul” que bailaban, jugaban con la música y hacían malabares en las calles, comenzaron a llamar la atención de esta ciudad y sus visitantes. Este grupo creció rápidamente y formó El Club de los Tacones Altos (“LeClub des Talons Hauts”). En 1980 se organizó “La Fête Foraine de Baie-Saint-Paul” una fiesta donde artistas callejeros de todas partes, se reunían intercambiando ideas y dando vida a las calles, durante varios días. Este evento fue un éxito y se repitió en 1983 y 1984, y sirvió como vitrina para que este grupo hiciera crecer su fama. En 1984, Québec celebraba el 450 aniversario del descubrimiento de Canadá y necesitaban un espectáculo teatral para que se presentará en estas festividades. En ese momento, El Club de los Tacones Altos crea El Cirque du Soleil y desde ese entonces, su crecimiento ha sido tan espectacular como la fama lograda a nivel mundial.

Leave a Response